Sep 12 2016

EXPO: Memorias. Centenario de René Valdés Cedeño, palabras inaugurales

Buenas Tardes a todos los presentes; en especial a quienes de manera afectiva están más cerca del maestro, que honramos con esta exposición: Memorias. Centenario de René Valdés Cedeño, una cita obligada en el año en el que –como aún le decimos todos y  prefiero así nombrar- René cumpliría cien años. Un nombre tan querido, una voluntad tan poderosa, un artista singular y un maestro consagrado a la cultura de la localidad, que no podían pasar inadvertidos, en una época donde los modelos de nobleza van extinguiéndose.

Resulta esperanzador entonces que parafraseando  humildemente al gran escritor colombiano, Gabriel García Márquez:, que:  En un siglo en que los vencedores son siempre los que pegan más fuerte, los que sacan más votos, los que meten más goles, los hombres más ricos y las mujeres más bellas, es alentador que  nos hayamos ocupado de un hombre que no hizo otra cosa”, que  fundar para educar, con una absoluta ausencia de interés y toda la utopía de los  dorados 60 y 70, del añejo/cercano siglo XX, no sólo cubanos, pero que igualmente  es una etapa a la cual siempre tendremos la obligación de rebuscar, cual destino manifiesto que ha marcado la herencia cultural de los llamados hiios de Guillermo Tell.

La MSc. Rosaida Savigne leyó las palabras inaugurales

La MSc. Rosaida Savigne leyó las palabras inaugurales

He tomando la ballesta facilitado por la complicidad de los amigos, que nos permiten hoy a Sonia y a mí, hablar sobre quien hace ya treinta años concebimos como tema de nuestro Trabajo de Diploma. Segura estamos que aquel bisoño estudio, fue  apenas un esbozo de su vida y obra,  que no pudo responder interrogantes, tales cómo: ¿Puede ser nombrado René el maestro de la escultura contemporánea en Santiago de Cuba?, ¿El monumento Abel Santamaría y René representan el parte aguas entre la escultura conmemorativa republicana  y el nacimiento de la monumentaria ambiental de la Revolución?.  Si podemos formular tales preguntas en torno a su obra,  cualquiera de sus respuestas indican su trascendencia  artística, en la historia del arte de la localidad,  devenido en centro de conexión vital  para  la naciente cultura artística santiaguera, en la era marcada por la Revolución cubana.

Un testigo polémico de esos años,  Guarionex Ferrer,  entonces siendo tutor de nuestro trabajo, nos dijo: “Siempre ha sido un referente para la escultura no solo santiaguera. Si se puede hablar de intentos innovadores en la era republicana hay que mencionar a  Valdés, si quieres referirte  al progreso que va obteniendo el género después de la Revolución, su propia obra y la labor de maestro en la Escuela Provincial ” José Joaquín Tejada”, como terminó llamándose, él desarrolló una labor de dirección de este centro, que no sólo posibilitó un amplio acceso, sino que transformó la enseñanza de la especialidad en un verdadero Taller, con él había que aprender talla, tallando, conocía lo que es ser un escarpelito, pero si la piedra no te hacia sudar esa obra no era tuya”.

No es extraño entonces que nos encontremos aquí convocados por  estas Memorias, que no pretenden ser una cronología artística rigurosamente curada, sobre bases históricas. El propósito de sus organizadores ha salido de la necesidad de hurgar,  hacer  renacer,  presentar  las reminiscencias de un padre y un maestro, cuya obra merece volver a  ser  revisitada,  o, al decir del querido maestro catalán Prats,  a ser “rescabucheada”  una y otra vez ,  para  que continúe rodando en el imaginero de las nuevas generaciones,  con otros ojos y procurándose nuevos diálogos,  reticentes, maliciosos o dignos, no importa, pero, es la única manera de hacer que continué, en la permanencia visual de la culturalidad santiaguera,  la que nunca debe sepultar en el abandono a sus maestros.

El Primer Secretario del PCC, Lázaro Expósito, junto al Presidente de la UNEAC, Rodulfo Vaillánt, presentes en la inauguración

El Primer Secretario del PCC, Lázaro Expósito, junto al Presidente de la UNEAC, Rodulfo Vaillánt, presentes en la inauguración

Aún así este centenario no es un encuentro de nostalgias, las piezas reunidas por curadores y las artistas, están hechas desde el presente, al  reunir los proyectos artísticos de Julia Valdés Borrero y Ariadna Gallardo Valdés,  hija y nieta de René. La convergencia creativa de las tres generaciones de los Valdés, intenta construir un puente de deudas afectivas y culturales. Aun cuando no se trata exactamente de saldarlas, las aparentes distancias creativas, ellas en la pintura y él en la escultura, muestran el nexo profundo que las atraviesa: El tiempo histórico de las edades artísticas que representan cada uno, encarnándose en la genealogía  de una familia, que se protege del desarraigo y con ello devuelve a la ciudad el patrimonio que pertenece a todos.

Gracias por hacernos entender de alguna manera, cuan  cerca del maestro están  los abstraccionismos cromáticos de Julia, o el intimismo onírico/dramático con que inventa Ariadna la realidad. En verdad poéticas de los silencios, ensoñaciones, y desconciertos de los rumbos que marcan el endemoniado nuevo siglo,  muy diferente del significado generacional y estético artístico del maestro.

Estamos seguras que su alta sensibilidad para aprehender esos fenómenos nuestros y de hoy, son la resultante de la sensibilidad  heredada, con que antes esculpió a puro cincel,  la imaginería épica  fundida por sus manos de artista, parte del atavismo de la ciudad que también erigiste con un monumento a su espiritualidad. Unas veces encarnada en la tela de araña lírica de Ariadna, o el eructo ardiente policromo de estirpe caribeña de Julia., quienes continúan perteneciéndole a la ciudad.

Julia Valdés agradeció a los presentes

Julia Valdés agradeció a los presentes

, Chin, Chin, por el  eterno  jubileo a su memoria.

Compañía Nagüe Dance

La Compañía Nagüe Dance amenizó la inauguración

Público presente en la expo

Público presente en la expo

 

2 comentarios

    • rosaida on 13 septiembre, 2016 at 18:01
    • Responder

    Todo el mundo sabra del cuerpo de rosaida pero nunca vera su cara, mala prensa esa foto

    1. Saludos Rosaida, es cierto, pero el sitio no soporta demasiadas fotos y nos pareció relevante la visión del público asistente. Saludos, Comité Provincial de la Uneac

Deja un comentario

Your email address will not be published.