Sep 30 2016

El jazz en Santiago de Cuba

A propósito del recién finalizado V Encuentro Amigos del Jazz, celebrado en esta ciudad, compartimos un comentario escrito por Rodulfo Vaillánt, Presidente de la Uneac en Santiago de Cuba y del Comité Organizador del evento.

Desde 2006 un grupo de amigos, encabezado por el señor Rogelio Sing, representante de la agencia Aquatravel, se acercaron a la Uneac, para expresar su interés en realizar un festival de jazz en Santiago de Cuba.

Ellos contaban con los fundamentos dados por los antecedentes históricos encontrados por el investigador musical José Reyes, que vinculan a esta ciudad con la presencia del género en Cuba. Esta intención se vio frustrada por los efectos en la zona oriental del país del huracán Ike. No obstante, quedaron los deseos, y ya en 2011 se materializó el proyecto.

Encuentro Amigos del Jazz, a pesar de su corta edad, se ha convertido en un evento que despierta el interés de músicos, cuya obra los consolida como importantes continuadores del género en diferentes partes del orbe.

El V Encuentro… es una muestra de lo expresado; mexicanos y norteamericanos bridaron su modo de hacer el jazz, para deleite de espectadores en las diferentes locaciones que sirvieron de marco para la programación.

Es bueno señalar, sin subestimar las ediciones anteriores, que esta alcanzó un mayor nivel, si tenemos en cuenta el derroche de virtuosismo de sus protagonistas. Resaltan el trompetista Yasek Manzano, convertido en uno de los mejores instrumentistas del país; el saxofononista santiaguero Carlos Miyares, por su fortaleza interpretativa; así como también el norteamericano Mike Davidson y el mexicano Francisco Nieves, quienes fueron responsables de haber vivido días de felicidad para los amantes del buen jazz.

La calidad del talento local se presenta como colofón del V Encuentro…, para añadir que los anfitriones también demostraron su calidad interpretativa en la búsqueda de una estética novedosa en los modos de hacer jazz en Santiago de Cuba. El grupo Influencia, que mantiene inalterable su calidad; la expresión talentosa de Iván Acosta con su grupo De Cuba Somos; y Giselle Lage, una revelación del canto en el territorio; arrancaron más de un merecido aplauso al público.

Definitivamente el jazz y Santiago de Cuba son amigos, y esa amistad hay que cuidarla.

Deja un comentario

Your email address will not be published.