Feb 10 2017

A propósito de “Mirar a fondo”: habla Oscar Oramas

Por: Rodolfo Tamayo Castellanos

El espacio Mirar a fondo va dirigido a fomentar la cultura del debate, al intercambio de criterios y a mover el pensamiento en torno a las principales problemáticas y acontecimientos que atañen a la nación y a la sociedad cubana. Se trata de una mirada profunda y analítica a los acontecimientos poco divulgados o –en caso de ser ya algo conocidos- una mirada otra, desde otro prisma, a sucesos que atañen campos como el arte, la literatura, la cultura, lo social y muchos otros. Por tanto sirve como actualización y tiene un valor formativo, ya que una vez al mes vienen a Santiago de Cuba las principales figuras del arte, la literatura y la intelectualidad cubana a ofrecer dos charlas: una en la Universidad de Oriente y otra en el Comité Provincial de la UNEAC.

Oscar OramasPor este espacio han pasado figuras como Ana Cairo, Fernando Martínez Heredia, Rafael Hernández, Margarita Mateo Palmer, José Antonio Choy y muchos otros. Recientemente estuvo en nuestra ciudad el ex embajador de Cuba en la ONU: Oscar Oramas Oliva, quién expresó lo siguiente sobre Mirar a fondo:

Las dos conferencias que he pronunciado, es decir: la relacionada con el retorno de los cubanos a África, ofrecida en la sede de la UNEAC de Santiago de Cuba, así como la relacionada con las aspiraciones de Cuba al Consejo de Seguridad de la ONU de 1979 y la posterior a 1989, me permitieron dar una visión a dos públicos diferentes sobre aspectos de singular importancia en el quehacer de la política exterior cubana. Ambos espacios, son diferentes entre sí, puesto que en la UNEAC pude intercambiar con otro público, sentí un interés marcado por nuestra presencia en África y mucho entusiasmo por conocer aspectos de las acciones cubanas en ese escenario, sobre todo la apreciación justa e histórica de que Cuba contribuyó, de manera muy singular a una de las páginas más destacadas del siglo XX, que fue la contribución a las luchas por la independencia nacional de los países africanos.

En la Universidad de Oriente, que fue otro contexto, salí con la satisfacción de apreciar el interés del estudiantado sobre la lucha que Cuba llevó en el seno de la ONU por algunas políticas de singular importancia para nuestro país, pude percibir la motivación al  intercambiar lo relacionado con el modo en que nuestra Nación había integrado, desde la primera hora, desde 1960 los mecanismos de lucha contra el colonialismo y que Cuba había presidido el Comité de Descolonización. Pienso que lo debatido sirve como punto de referencia para investigaciones y debates posteriores, teniendo en cuenta la reacción de los estudiantes ante la información recibida.

Yo pienso que este espacio es muy importante, por lo instructivo, por la posibilidad que le ofrece a muchas personas, además de los estudiantes e intelectuales santiagueros de poder participar en debates e intercambios de puntos de vistas con actores de otros medios. Creo que es una idea fabulosa, porque justamente es poco lo que se conoce sobre el universo de cosas que Cuba ha hecho en el mundo. Estoy convencido que cuando las cosas se conocen mejor, es posible apreciar con más exactitud la grandeza del proceso que se inició en Cuba con la llegada de la Revolución al poder en 1959. Creo que con este espacio se cumple algo que es esencial en la vida de los pueblos: el futuro está determinado por muchas cosas que ocurrieron en el pasado y transcurren en el presente.

 

Es precisamente una de las ganancias de el haber logrado en los receptores un nivel de debate e intercambio que ha ido in crescendo, de manera tal que el espacio es esperado con expectativa y continuamente el público pregunta sobre el próximo invitado y la temática a tratar y se habla sobre el aporte del intercambio y cómo ha contribuido al conocimiento y a una conciencia mucho mayor como ciudadanos y revolucionarios de esta nación.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.